Café de olla, una deliciosa tradición mexicana

Compartir en tus redes.

Imagina el dulce olor del piloncillo con canela, fusionado con la cremosidad del café recén molido. Solo de pensado, estremece la piel. El café de olla es una de las bebidas mexicanas más famosas, preparadas durante la época de la Revolución Mexicana.

Se presume que la preparación del café de olla se daba por parte de las famosas adelitas, y es que en tiempos de balazos y noches largas, los más reconfortante podría ser una dulce taza de café. Las receta estaba basada en el café como su ingrediente principal, canela, piloncillo y algunas otras especias. Dependiendo de la región del país puede tener clavo y piel de naranja o de limón.

Al café de olla se le bautizó de esa manera porque tradicionalmente se elaboraba en una olla de barro y ya listo se servía en un jarrito del mismo material. Con el paso del tiempo se ha ido adaptando la receta original y ahora puedes prepararlo en algún otro material como el peltre.

Ahora sí, sin más preambulos, paremos a la receta:

Ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 50 gramos de café
  • 1 rajita de canela
  • 200 gramos de piloncillo
  • Anís
  • 1 clavo de olor

Preparación:

Comienza calentando el agua en un pocillo, recuerda a medida que la bebida está al fuego, va disminuyendo en cantidad. Posteriormente agrega el piloncillo para irlo disolviendo.

Espera a que el piloncillo se derrita completamente y añade el clavo, el anís y la canela. Por último agrega el café.

Retira del fuego a los 10 minutos y déjalo reposar. Es importante colar, servir y disfrutar.


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: