Casa estudio de Diego y Frida cumple 90 años

Compartir en tus redes.

En 1929, hace ya 90 años, nació lo que con el tiempo se conocería como “la primera casa de estilo funcionalista en México“, ubicada en los terrenos que ocupa en la actualidad el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, formado por dos obras construidas también por el propio Juan O’Gorman.

Alimentado por las ideas que el gran arquitecto suizo-francés Le Corbusier plasmó en su libro Hacia una nueva arquitectura en el que se refería a la casa como “una máquina para vivir“, Juan O’Gorman estudió las condiciones que prevalecían en México y asimiló dichos planteamientos para crear una arquitectura en la que se procurara la satisfacción de las necesidades humanas y el máximo aprovechamiento de los recursos económicos.

Hoy en día el conjunto de tres casas forma ese complejo museístico que se encuentra en la zona de San Ángel, consagrado a la preservación, conservación y difusión de la vida y obra de Diego Rivera (1886-1957), Frida Kahlo (1907-1954) y Juan O’Gorman (1905-1982), así como la de sus contemporáneos, a través de exposiciones permanentes, temporales e itinerantes, además de diversas actividades paralelas.

Es importante destacar que las casas de Diego y Frida fueron construidas por el pintor, muralista y arquitecto Juan O’Gorman entre 1931 y 1932, en la entonces calle Palmas y fueron declaradas Patrimonio de la Nación en 1998. Se les considera también unas de las primeras construcciones de carácter funcionalista en México y toda América Latina.

Foto: Especial

Las casas de Diego y Frida

Luego de pasar 14 años en Europa, el pintor guanajuatense y su esposa vivieron cuatro años en Estados Unidos. Luego de ese periplo regresaron a México en enero de 1934 y ocuparon las casas de San Ángel, donde Frida se consolidó como una gran pintora y Diego realizó la mayor parte de su obra de caballete y más de tres mil piezas, además de conjuntar una importante colección de arte popular.

En 1941, año en que murió su padre Guillermo Kahlo, Frida dejó la casa de San Ángel para regresar a su antiguo hogar en Coyoacán, la Casa Azul, donde falleció el 13 de julio de 1954. Tres años después, el 24 de noviembre de 1957, Diego Rivera dejó de existir en la casa-estudio, rodeado de su obra y sus colecciones de arte.

Las casas fueron heredadas a Ruth Rivera Marín, hija de Diego, quien más tarde las donó a la nación, pasando a resguardo y cuidado del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). El Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo se creó por decreto presidencial el 21 de abril de 1981 y el 8 de diciembre de 1986 abrió sus puertas al público en el marco de las celebraciones del primer centenario del natalicio del pintor y muralista Diego Rivera.

A partir de 1995, el INBAL realizó la restauración y rehabilitación de este inmueble de valor arquitectónico, reinaugurando el recinto que fue declarado Monumento Histórico de la Nación, lo que quedó plasmado en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 25 de marzo de 1998.

Foto: Especial

Primera casa funcionalista en México

Junto a estas casas se dio otra interesante historia: la de la primera casa funcionalista construida por el propio Juan O’Gorman, para su padre Cecil Crawford O’Gorman, en 1929, siguiendo las líneas arquitectónicas de Le Corbusier. En 1968 la compró un artista ruso y en adelante sufrió una serie de modificaciones que fueron deformando su aspecto original.

Luego de varios años de estar en el abandono, en 1983 el INBAL se planteó la recuperación del inmueble para su restauración e incorporación al Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

Ello se concretó —en una primera etapa— hasta el año 2010, y luego se inauguró el 26 de noviembre de 2012 con la exposición Una protesta en contra de la civilización: La Casa-Estudio de Juan O’Gorman en Avenida San Jerónimo, con la curaduría del doctor Daniel Garza Usabiaga.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: