Conoce a Fernando Gamboa a través de “La exposición pendiente”

Compartir en tus redes.

La figura de Fernando Gamboa fue trascendental para la promoción de las artes visuales en nuestro país. Una de sus muchas acciones al respecto fue la intervención en las gestiones para que la colección del doctor Álvar Carrillo Gil se convirtiera en patrimonio de México, así lo expresó Mauricio Marcín, curador del recinto del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, durante el conversatorio sobre La exposición pendiente, muestra que se exhibe hasta el 26 de mayo.

Orozco, Rivera y Siqueiros La exposición pendiente integra piezas de la muestra organizada por el museógrafo mexicano Fernando Gamboa que debió ser inaugurada en Santiago de Chile el 13 de septiembre de 1973, y que fue cancelada dos días antes de su apertura al público, en medio de la convulsión provocada por el golpe militar de Augusto Pinochet.

Tanto Marcín como el investigador Carlos Molina abordaron las vicisitudes por las que pasó la muestra Orozco, Rivera, Siqueiros. La exposición pendienteorganizada entonces por Fernando Gamboa, la cual se planteó originalmente hace 45 años para ser apreciada en Santiago de Chile, pero el derrocamiento de Salvador Allende impidió su realización, dejando inclusive en peligro el valioso acervo, el cual fue rescatado 15 días después.

El doctor Carlos Molina, especialista en la vida y obra de Fernando Gamboa, ha revisado de manera minuciosa el archivo que Gamboa construyó de forma muy complejas a lo largo de su carrera como funcionario. Explicó que, al realizar su doctorado, entrevistó a gente que conoció y trabajó con Fernando Gamboa, y le intrigó descubrir sólo dos opiniones, opuestas, sobre este personaje fundamental en la historia de la cultura de nuestro país.

 “Me llamó mucho la atención que fuera considerado de ambas maneras el mismo sujeto del que se estaba hablando y que la valoración fuera tan positiva por un lado y tan negativa por el otro, y me interesa la paradoja que a mí mismo me obliga a hablar bien y mal de la misma persona al mismo tiempo cuando me acerco a estudiarlo.

“Hace 10 años que empecé a estudiar a Fernando Gamboa para entender al museo y a la práctica curatorial en México. Tuve una charla con un curador mexicano que me decía: tu papel no es regañar a los muertos, ni juzgar a los personajes: es entender nada más la diversidad de inconsistencias, de incoherencias a través de las cuales tenemos que estudiarnos”.

 


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: