Decisiones que pueden costar vidas

Compartir en tus redes.

Con Sentido

Por Horacio López

Para un paciente seropositivo, cortar abruptamente su tratamiento de medicamentos retrovirales representa una oportunidad para que el virus se refuerce y aumente sus réplicas de forma escalonada, hasta minar el sistema inmune que se mantiene protegido gracias al tratamiento diario.

Sin embargo, derivado del desabasto de estos fármacos en centros de salud públicos de todo el país, centenas de portadores del VIH ponen en riesgo su salud, como consecuencia de una decisión unilateral, sin programación, sin estrategia y, sobre todo, inhumana.

¿Por qué ocurre este desabasto?

Al brillante gobierno Lopezobradorista se le ocurrió cancelar la entrega de medicamentos retrovirales bajo el argumento del combate a la corrupción.

El Presidente explicó que la razón por la cual se detuvo la entrega de fármacos, se debe a que la empresa proveedora es la única en distribuirlos.¡ y ello implicaba un monopolio.

“Lleva tiempo. Es como el huachicol. Si cuando nos quedamos sin gasolina, nos rendimos, no hubiésemos podido con el huachicol, afortunadamente la gente nos ayudó”, afirmó López Obrador.

Señor presidente, en el tratamiento del VIH la gente no puede ayudar dejándose de tratar. Tomar su dosis diaria o dejar de hacerlo deriva en un asunto de vida o muerte; no es opcional, ni se trata de un acto de buena voluntad.

Las revisiones a la autoridad a los procesos de compra, no justifica en ningún momento, la suspensión o incumplimiento de las obligaciones del estado

Es la fecha, que pese a la declaración de López Obrador sobre la supuesta regularización en la dotación de medicamentos, aún se reporta escases en centros de salud públicos del país.

Una vez más, ante argumentos utópicos, se toman decisiones que tendrán impacto negativo en la población, por la falta de planeación.

Es preciso mencionar que en el sector privado, la compra de una dosis mensual oscila entre los 15 y 16 mil pesos, lo cual vuelve inalcanzable el medicamento para gran parte de los pacientes.

No hemos escuchado aún voces defendiendo esta decisión del gobierno federal que afecta a la población seropositiva y esperemos no ocurra, porque serían las mismas voces del absurdo, el egoísmo y el desdén para con este sector de la sociedad.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: