En el alba del sexenio de las ocurrencias.

Compartir en tus redes.

Con Sentido.

Columna: Horacio López

Que alguien le informe a Andrés Manuel López Obrador que ya es presidente de México. Que debe respetar la investidura que ostenta, pues no solo representa a su séquito o a sus seguidores, sino a todos los mexicanos.

Es lamentable encontrarse con declaraciones como la de esta tarde, de que “siempre no le vamos a bajar presupuesto a las universidades, fue un error” y enviaremos la modificación al Congreso.

Lo mismo con la “accidental” omisión del indicativo de autónomas a las universidades públicas de nuestro país en su proyecto de reforma educativa.

Los anteriores gobiernos, corruptos o no, si de algo entendían es que en la política la forma es fondo. No se puede administrar un país como si se tratara de planear una fiesta sorpresa en la que queda espacio para los errores y las improvisaciones.

Otro ejemplo de sus geniales ocurrencias es la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). De acuerdo con AMLO, el país se ahorrará mucho dinero. El problema es que no ofrece cifras para comprobar que, efectivamente, habría un ahorro. Para empezar, la cancelación del NAIM en Texcoco implicaría hundir todos los costos de lo que se habría invertido hasta el primero de diciembre de 2018. Estamos hablando de entre mil y tres mil millones de dólares.

A esto habría que sumarle las penalizaciones que tendría que pagar el gobierno por incumplimiento de los múltiples contratos que se tienen firmados.

Súmese que su alternativa quizá ni siquiera es viable, porque no caben en el espacio aéreo del Valle de México dos aeropuertos operando al mismo tiempo.

Otra ocurrencia. Hace unos días, AMLO anunció la descentralización del gobierno federal a los estados. La Secretaría de Turismo se iría a Chetumal. ¿Hay algún estudio técnico para sustentar esta propuesta?

Mudar la Semarnat a Mérida, la Sener a Villahermosa, Sedesol a Oaxaca, SEP a Puebla, Cultura a Tlaxcala, Salud a Chilpancingo, Sagarpa a Guadalajara, Función Pública a Querétaro, Trabajo a León, Sedatu a Pachuca, SCT a San Luis Potosí, Economía a Monterrey, Pemex a Ciudad del Carmen, CFE a Tuxtla Gutiérrez, Conagua a Veracruz, Capufe a Cuernavaca, Infonavit a Toluca, IMSS a Morelia, ISSSTE a Colima, Diconsa a Zacatecas, Nafin a Torreón, Conafor a Durango, Fonatur a Bahía de Banderas, Conacyt a La Paz y el SAT a Mexicali.

¿Sabemos el costo que implicará al erario la mudanza de tantos burócratas?

Así las cosas y eso que vamos por la tercera semana del flamante nuevo gobierno.


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: