Masculini… ¿qué?

Compartir en tus redes.

#14Nal

Por. Anhelo de perdón añora nuestro ser…

Guillermo R. Escamilla

Para Juan: Por los meses recientes…

¿Por qué vale la pena hablar de masculinidades? Porque eso supone pensar a éstas como un conjunto de expresiones derivadas de ciertos contextos (geográficos, históricos, culturales…) que proporcionan distintas condiciones (materiales y simbólicas) para su aprendizaje y socialización.

Este jueves 2 de mayo en punto de las 18 horas, charlaremos con Lady Tacos de Canasta, Juan Guillermo Figueroa y Odette Alonso sobre mashos, muxes y mayates… desde las masculinidades aprendidas. La cita es en el interior de la librería que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene en el interior del Palacio de Minería (Tacuba número 5, Centro Histórico), como siempre: la entrada será libre como el viento de nuestra Ciudad.

Ese planteamiento teórico, el de las masculinidades aprendidas, condujo a retomar un proyecto periodístico como éste después de un prolongado paréntesis y retomarlo en vísperas de que comience el mes de mayo.

A tiempo para reconciliarnos con la vida, con el futuro (si es que aún apostamos por él) y así restablecer el flujo constante de cosas y situaciones que llevan a pensar que, efectivamente, la vida da y la vida quita: Que son unas por otras.

Que en todo el tiempo de no publicar esta columna (columna independiente ahora integrada a La Otra Escucha) estuvo circulando el libro: “Un acercamiento a la masculinidad aprendida en México a partir del VIH: de machos, muxes y mayates” (CNDH, 2018). Resultado de la investigación que realizamos como tesis de maestría y que tuvimos oportunidad de presentar en diferentes estados de la república mexicana como Oaxaca, Jalisco, Chihuahua y por supuesto, nuestra Ciudad de México.

Hoy, haciendo balances y obteniendo certezas respecto a las perspectivas del camino recorrido, caemos en cuenta de que aún queda mucho trabajo por hacer: Ante la crispación y el encono, se insiste en apostar por la articulación de un diálogo. Ante la cerrazón y nula escucha, se apela a tender puentes. Puentes que permitan resistir esta barbarie neoliberal, recalcitrante y asesina… que apueste por construir comunidad mediante instancias como los espacios que permite un ejercicio periodístico de tipo comunitario.

Esa convicción nos llevó en marzo pasado a las instalaciones del CCH Oriente de la UNAM. Ahí y en el marco del Día Internacional de las Mujeres, tuvimos oportunidad de exponer y compartir hallazgos, así como de plantear inquietudes y preguntas pertinentes respecto a tres ejes temáticos: el aprendizaje social de las masculinidades, la perspectiva de género relacional y los estudios de género de los hombres.

Esto importa, porque en las horas que corren dicho plantel y la Universidad en su conjunto se cimbrarán – una vez más- ante el asesinato de otra estudiante, ocurrido en las instalaciones de dicho plantel en horas previas a que esto se escribiera. ¿Por qué decimos que esto es importante? Porque a diferencia de otros objetos de estudio que se pueden abordar como algo aparte, las Ciencias Sociales permiten generar modelos de intervención.

Modelos que además de interpelar el estado de cosas, facultan al pensamiento para apreciar las fisuras (esas pequeñas líneas por las que se filtra la luz) y por esta razón es que la investigación que originalmente era una tesis de maestría se convirtió en un material de divulgación, mismo que ahora se puede descargar y compartir acá. También por esta razón es que se insiste y reitera la invitación a deconstruirnos como los hombres que supuestamente decimos ser. De nada sirve teorizar si lo que ahí se dice no se traslada a nuestras prácticas cotidianas más inmediatas. No sólo se trata de ser mejores compañeros de vida, mejores hijos y/o mejores hombres (cualquier cosa que eso signifique).

Se trata, si es que se quiere, de articular relaciones sociales (de pareja, de amistad, sexo-afectivas) más horizontales, menos verticales, más abiertas y circulares, menos cerradas y jerárquicas. En pocas palabras: se apela por construir otro tipo de relaciones. De esos y otros temas estaremos conversando el próximo jueves, no será el último esfuerzo, pero sí será uno muy especial. Así que si tiene oportunidad… por allá nos estamos compartiendo.

Ma


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: