Presidente López Obrador: pedimos la verdad ante todo…

Compartir en tus redes.

Hace unos días circulando por las calles de la bella Ciudad de México, mi esposa y yo escuchamos la canción interpretada por Lupita D´alessio, que en uno de sus estribillos dice: “tú me enamorate a base de mentiras”. Inmediatamente vino a mi mente, no una, varias reflexiones acerca de la mal llamada 4T.

Recordemos la frase que marcó al Presidente Andrés Manuel Lopez Obrador: “al diablo con sus instituciones”, hecha el 1 de septiembre de 2006 en el marco del “robo de la elección presidencial”. Pues bien, han transcurrido muchos años a partir de ese momento y, ¿qué podemos analizar ahora ante esta situación no muy agradable?

Si bien en ese momento se reflejaba la frustración del candidato ante la pérdida de la silla presidencial y, para hablar con toda sinceridad, esa frase se manejó en los medios y se interpretó por la sociedad bajo diferentes aristas, siendo que quería manifestar la corrupción que había por parte de la “mafia del poder” en un México que comenzaba a polarizarse por el entonces candidato perredista a la presidencia de la República.

Ahora, al retomar esa frase, en la actualidad se está mostrando lo que realmente quería decir el ahora Presidente de la República, esto es, que las instituciones que México ha creado a lo largo de mucho tiempo, se tienen que tirar a la basura porque todas son corruptas. Es muy fácil salir por la tangente y decir “tengo otros datos” pero viene a mi mente la primer pregunta ante esto, ¿cuáles son esos datos de los que habla? En mi opinión, es que no tiene ningún dato que avale la verdad de lo que él dice. La realidad es que este país está en plena decadencia junto con las instituciones.

También vemos los conflictos que existen en México relacionados con la Policía Federal y la Guardia Nacional, por citar el más actual. El mal funcionamiento de la Guardia Nacional al llegar a diversos Estados del país, en dónde en lugar de disminuir la delincuencia, ésta ha aumentado, tal como sucede en Iztapalapa. Esta situación la podemos ver en cualquier periódico que circula en la Ciudad de México, aunque lo niegue la señora Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México.

Presidente López Obrador: pedimos la verdad ante todo...

Por otra parte, la falsa austeridad republicana que le ha costado el empleo y sustento a miles de mexicanos y a sus familias, en relación al derroche económico realizado el pasado 1 de Julio en el Zócalo de la Ciudad de México ante un discurso que glorifica al Presidente y sus “logros” y, que rodeado de fifís y de pueblo,  hasta la fecha no nos han dicho cuanto costo.

Otro ejemplo es la expocisión “Los colores de Frida Kahlo”, instalación de flores llevada a cabo del 5 al 7 de julio en homenaje a la artista mexicana, que ya sea hecho por la Presidencia o por el Gobierno de la Ciudad de México, representa un dispendio económico que nada tiene que ver con la “asteridad republicana”. Entonces, haría otra pregunta, ¿la austeridad republicana está para aplicarse para otros, más no así, para el Presidente y sus amigos?

Como complemento a esta reflexión, en diversos medios de comunicación se anunció la distribución de la llamada Cartilla Moral, por parte de un grupo de evangélicos pentecostales encabezados por Arturo Farela Gutiérrez, quien dirige la asociasión civil “Cofraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas” (el cristianismo evangélico reúne diferentes movimientos de teología evangélica, las principales son el fundamentalismo, el conservador, la moderada, y la liberal). Entoncesviene ahí la tercera y cuarta pregunta, ¿y el Estado laico promovido por el Presidente Juárez?, ¿qué hay efectivamente detrás de todo esto?. La justificación la oímos por parte de López Obrador cuando menciona, que hay que regenerar el tejido social a través de las buenas costumbres y la moral, aunado a ello orientar a la juventud con “buena educación y buen trabajo”.

Presidente López Obrador: pedimos la verdad ante todo...

Todo ello representa una serie de mentiras que el gobierno encabezado desde el 1 de diciembre de 2018, por el “mesías tropical” nos ha dicho y resulta que ahora nos quiere evangelizar a través de esta Cartilla Moral.

Lo primero que debe hacer el presidente es manejar coherencia, aportando datos reales y duros, tener el valor de enfrentar la verdad que todos vemos (menos los “amlovers”), dejar de polarizar a la sociedad y ser un verdadero y real Presidente de la República.

 Es el momento oportuno para citar una frase de carácter público: ¿tienes el valor o te vale?, tenemos que ver todo lo que está sucediendo en nuestro amado México, ¡DESPERTEMOS!


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: