Recortes por todos lados

Compartir en tus redes.

Con sentido

Por Horacio López

Con tristeza, además de alarma, los sistemas Dif municipales del Estado de México recibieron la noticia de la eliminación de los apoyos en despensa a las personas con discapacidad, que les tocaba gestionar y aterrizar.

Hemos sondeado al respecto y ninguna voz oficial nos ha dado alguna versión. Estaremos atentos al derecho de réplica de lo que se vierte en este espacio.

Es más, esperamos sea una medida temporal. Sin embargo, hoy por hoy, este ajuste ya golpea a cientos de personas que a partir del mes pasado dejaron de recibir estos estímulos.

En suma, entre los recortes de programas a nivel federal y estatal, un importante segmento de la población está quedando desprotegido de apoyos que les daban cierta luz para enfrentar su cotidianidad.

Y no es que estemos a favor de lo gobiernos asistencialistas. Sabemos de sobra de casos en los cuales familias completas esperaban su “apoyito” en una inercia de solo estirar la mano.

Pero no podemos etiquetar a todos los beneficiarios de programas sociales en este segmento. Hay quienes sí lo necesitan, pero sin más, son los sectores vulnerables los más expuestos a ser usados como carne de cañón de las decisiones políticas, muchas de ellas tomadas con tal de desaparecer programas creados por el PAN o el PRI; eliminados no por malos, sino por llevar estigma partidista.

Mantenerlos sería como reconocer que algo sí funcionaba y merece continuar.

La razón de este cortadero de programas es obvia: los nuevos gobernantes tienen que sacar recursos de donde puedan para tratar de cumplir con tanta promesa hecha en campaña; sobre todo en el caso del gobierno Lopezobradorista.

Así, el castigo es para programas como el de Seguro de Vida para Jefas de Familia, otros de apoyo al campo, el presupuesto del Sistema Nacional de Investigadores y qué decir de la polémica eliminación de Estancias Infantiles por el obvio recorte al rubro.

El mayor impulso se le da solo a tres programas prioritarios para este gobierno, becas para jóvenes, pensión para adultos mayores y a personas con discapacidad y el incremento al salario mínimo.

Buenos, sin duda, pero ¿suficientes para impulsar la productividad de los mexicanos?

Y si nos vamos al renglón de la seguridad pública, el recorte de municipios que recibían recursos mediante el Programa de Fortalecimiento de la Seguridad (Fortaseg), los descalabrados suman muchos municipios de todos los tamaños.

Apenas 252 municipios del país (48 menos que el año pasado) fueron elegidos para obtener subsidio federal para el fortalecimiento en seguridad pública de un universo total de 2 mil 458.

El recurso es poco, lo sabemos, pero es Justo la seguridad, el mayor reclamo de la población y la mayor debilidad de los gobiernos. Ojalá las cosas no se salgan de control.


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: