Rolling Stones regresa derechos de “Bitter Sweet Symphony” a The Verve

Compartir en tus redes.

Por más de 20 años hemos escuchado una y otra vez la canción “Bitter Sweet Simphony” de The Verve, sin saber un pequeño detalle… la banda no tenía los derechos de la canción. Su lanzamiento fue todo un éxito e ingresó al top 15 de las listas de popularidad en varios países e incluso ganó un Grammy por Mejor Canción de Rock en 1999.

Pero, ¿cuál fue el problema? Richard Ashcroft utilizó el sampleo de un cover a “The Last Time” de The Rolling Stones hecho por Andrew Oldham Orchestra en 1965, aquellas cuerdas que acompañan el inicio de la canción.

A pesar de que Ashcroft obtuvo el permiso para utilizar las seis notas, el antiguo mánager, Allen Klein, de The Rolling Stones —quien era dueño de los derechos del catálogo antes de 1970— entabló una demanda en su contra porque consideró que lo usaron inapropiadamente.

La banda se vio forzada a ceder el 100% de las regalías, y los créditos de escritura y composición fueron modificados para agregar a Mick Jagger y a Keith Richards, a pesar de que ellos no tuvieron nada que ver con la composición. Por el trato, Richard Ashcroft recibió $1,000 dólares, mientras que Klein obtuvo millones de dólares.

Sin embargo, el año pasado, Ashcroft se acercó a Jagger y Richards directamente, quienes voluntariamente le regresaron los derechos de “Bitter Sweet Simphony”. La noticia fue dada por el propio Ashcroft mientras aceptaba un premio en los Ivor Novello Awards, que reconocen a los compositores británicos:

  • “Me da mucho gusto anunciar que a partir del mes pasado Mick Jagger y Keith Richards acordaron darme su parte de los derechos de ‘Bitter Sweet Symphony'”.

En 2015, la revista Rolling Stone eligió a “Bitter Sweet Symphony” como la tercera mejor canción del britpop y en 2004, fue incluida en la lista de Las 500 mejores canciones de todos los tiempos.


Compartir en tus redes.