Economía creativa aporta 4.8% del PIB en México

¿Cuánto valen las ideas? Esta es una pregunta que las personas dedicadas a producirlas, deberían hacerse. Aquel sector que crea cultura, conocimientos y uso de talentos relacionados a la creatividad (entre otras cosas) con fines comerciales es conocido como economía creativa o economía naranja. ¿Ya habías escuchado este término?

La intención de este modelo de trabajo desafía a los esquemas tradicionales, considerando que la base económica de una persona radica en su capacidad para crear ideas, dándole valor por medio de la diversidad de pensamientos y expresiones culturales.

La economía creativa es una herramienta de desarrollo económico sustentado en la generación de nuevas ideas, siempre y cuando permitan el desarrollo y crecimiento de la economía para atender necesidades de la población en general, generación de nuevos empleo, inclusión social y diversidad cultural.

Desde hace un par de años, este modelo cada vez está más presente y abierto a más profesionales que enfocan su talento a enriquecer las industrias que conforman la economía creativa.

Cuáles son las industrias que forman parte de la economía creativa

La industria creativa y/o cultural se compone por arte, entretenimiento, diseño, arquitectura, publicidad y gastronomía. Por otra parte, tenemos al sector generador del conocimiento: educación, investigación y desarrollo, tecnología, informática, telecomunicaciones, robótica y aeroespacial; son actividades que se fundamentan en la creación, producción y distribución de bienes y servicios culturales y creativos.

También puedes leer: Pobreza en México; no baja del 40% en más de 10 años

¿Qué pasa en México?

Durante y después de la pandemia, la economía creativa fue fundamental para mantener el motor financiero andando, así que frente a los múltiples y constantes desafíos, los profesionales de la creatividad están respondiendo con ingenio, transformando las crisis en oportunidades, con creatividad, aprovechando el mundo digital.

La economía naranja en México ocupa el puesto más importante en América Latina, aportando 4.8% del PIB nacional. A nivel global, es el promotor número 5 en países en desarrollo y el número 18 en el mundo.

Esta industria ofrece oportunidades de crecimiento más inclusivas y sustentables, ya que ha tenido un crecimiento exponencial y acelerado año con año, y ca vez más personas están altamente comprometidos con ello. Esto apunta a que están surgiendo nuevos mercados que necesitan innovar y competir, así que se buscan talentos que puedan resolver sus necesidades emergentes.

Entonces, las pequeñas y medianas empresas deben utilizar herramientas tecnológicas para seguir generando valor, recursos y conexiones. No hay más pretextos, durante la pandemia se implementaron nuevos modelos como el trabajo a distancia, la educación virtual y otras soluciones. Fue en ese momento que, desde las empresas más grandes hasta las más pequeñas, se han dado cuenta de la necesidad de ampliar sus servicios o darle un giro a sus negocios a través de la economía creativa.

¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: