Isla de Holbox, un paraíso para cerrar y recibir el año

La isla de Holbox es conocida por su belleza y alojamiento rústico, ofreciendo algunas de sus mejores ubicaciones a opciones más refinadas para un mercado de lujo, dedicadas para aquellos que busca una rara joya donde se fusione una sensibilidad sostenible con comodidades, excelencia en el servicio y una propuesta gastronómica única. El Caribe muestra una tendencia hacia «lo pequeño es hermoso», que acoge y cuida por completo los detalles, lo que permite relajarse en una atmósfera de desconexión

Las nubes de Holbox es una propiedad boutique con menos de 27 habitaciones, que privilegian hermosas vistas de sus playas vírgenes y bosques de manglares, donde valoran la privacidad y el aislamiento en un entorno denominado Eco-luxury.

Las dunas de arena que bordean el resort al interior del mar, verdaderamente obsequian una fiesta para los sentidos, iluminadas por bellos atardeceres y acompañadas del color turquesa de sus aguas, la clase de lujo que nunca se desvanece.

Esta pequeña propiedad, comparte su pasión por apoyar y mostrar la riqueza de las comunidades cercanas. Muestra de este orgullo, se presume en su selecta oferta gastronómica de inspiración yucateca y fusión caribeña, donde se da preferencia a los productos locales como el pulpo, mero y la langosta recién pescados en sus costas, los adobos mayas traídos del centro de la península y uso de productos orgánicos de pequeños productores cercanos a la isla. Este orgullo también se percibe en Orquídea Spa, un espacio de desconexión y sanación al interior del hotel que une productos orgánicos extraídos del huerto o ka´ anché del spa, que se transforman en las manos de sanadores mayas, con conocimientos milenarios en terapias que rejuvenecen y renuevan el cuerpo y nutren el alma.

A las orillas de su beach club, tapizado por arenas blancas, se pueden vivir experiencias y aventuras, desde snorkel, kayak y paddel board, hasta kitesurf, o una opción preferida por muchos huéspedes «hacer nada en absoluto», disfrutando de una cerveza artesanal fría y la vista de un postal perfecta.

Hoy es tiempo de planear un nuevo año en una isla de lujos discretos y espectacular belleza, hoy es tiempo de pensar en comenzar el año en un paraíso donde el cielo se abraza con el mar, hoy es tiempo de Holbox.

¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: