Robert Johnson; el rey del blues que pactó con el diablo

Este viernes 13, puede ser una muy buena fecha para recordar a Robert Johnson, mejor conocido como el músico que le vendió su alma al diablo y pionero del blues en Estados Unidos.

Este rey del blues tiene una historia demasiado sorprendente ya que es uno de los raros casos donde literalmente despegó a la fama, después de no haber tenido un antecedente que pudiera formar un camino lleno de popularidad y éxitos.

Johnson nació en 1911 un 8 de mayo, en Hazlehurst, Misisipi, Estados Unidos. Aunque mostró gusto por la música, jamás se distinguió por haber hecho algo que se le reconociera. Dejó la escuela por problemas de miopía, por lo cual “se dedicó” a estudiar la armónica y el arpa, pero no se distinguió.

Conforme pasó su vida, las tragedias le rodearon. Se casó en 1929 a los 18 años con Virginia Travis de 16 años, quien falleció al año siguiente de su matrimonio en el proceso de parto del primogénito de Robert Johnson, quien sufrió el mismo destino que su mamá.

Robert Johnson y sus superpoderes musicales

Tras el fuerte suceso, el músico empezó a recorrer pueblos bebiendo licor, con blues y depresión. De acuerdo a testimonios se ha reconstruido, entre leyendas y verdades que fue el periodo donde escogió los cementerios para dormir, ya que eran espacios donde no lo molestaban.

Después de su desafortunado acontecimiento con el matrimonio regresó a su lugar de origen después de cuatro meses, pero más que derrotado regresó con nuevas habilidades histriónicas, un maestro de la música.

No te pierdas: Chava Flores y el México de ayer

Conforme el paso de los años, se ha reforzado la historia de Robert Johnson, quien en el cruce entre las autopistas 61 y la 49 en Clarkesdale, Misisipi, a la media noche, bajo la luz de la luna se le apareció el diablo, quien tocó la guitarra de Johnson y le otorgó grandes habilidades, no sólo musicales, sino de carisma que le permitió abrirse puertas.

Conforme a su trato, las leyendas pueden ser más variadas en lo que respecta al intercambio, pero el común es que desde que tocó la guitarra con gran virtud tuvo una actitud paranoica, muchos aseguran que era perseguido por algo.

Un cierre inesperado

Sobre su trato con el diablo, parece ser que las canciones “Crossroads” y “Me and the devil blues” explican lo sucedido, pero no hay manera de comprobarlo.

Sobre el fallecimiento de Robert Johnson hay dos versiones, una que suma elementos a la leyenda de su pacto y otros que sólo mencionan a la mala fortuna del momento. Encontró la muerte a los 27 años, justo antes, se cuenta que parecía estar huyendo de algo. La otra versión sólo detalla que un veneno en su whisky fue quien terminó con la leyenda del blues.

¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: