fbpx

Tesoros ocultos: las cámaras anecoicas de Renault

Renault Group cuenta con numerosas instalaciones de ensayo e ingeniería en Francia y en todo el mundo. Una de ellas, situada en Aubevoye, alberga un tesoro oculto: las cámaras anecoicas. Aislados de cualquier onda sonora o interferencia electromagnética, los prototipos de los próximos vehículos se someten a pruebas exhaustivas en estas misteriosas salas. Es también en estas cámaras donde se realizan pruebas de alto secreto sobre los sonidos y las características conectadas que se utilizarán en los futuros modelos. Stéphane, responsable de acústica y vibraciones de Renault Group, nos hace pasar por las puertas acolchadas de estos templos del silencio.

Te invitamos a leer: Conoce el diseño sonoro de los vehículos Renault

El tránsito de Stéphane, con Renault Group

Todas las mañanas, Stéphane recorre las carreteras rurales de Normandía, donde sólo su auto y algunos pájaros matutinos rompen el silencio de la naturaleza al despertar de su sueño nocturno. La calma pronto da paso al bullicio del Centro Técnico de Aubevoye, las instalaciones de pruebas e ingeniería de Renault situadas a 100 km al noroeste de París. Detrás de las enormes puertas principales, el recinto se extiende por más de 600 hectáreas de terreno aislado del público e incluye casi 60 km de pistas de pruebas, 44 líneas de ensayo, dos túneles de viento, 18 cámaras de corrosión y mucho más. Las instalaciones de pruebas sirven para poner a prueba los futuros vehículos de Renault Group en una amplia gama de situaciones, todas ellas ocultas en secreto en los bosques del Eure.

Stéphane pasa por una serie de puntos de control y puertas de seguridad bajo la atenta mirada de los guardias de seguridad, mientras entra en el centro. Ingenieros, técnicos, pilotos, expertos de todo tipo: unos 1,000 especialistas trabajan en este centro de vanguardia. Caminando por el laberinto de pasillos, Stéphane nos muestra su lugar de trabajo. Rápidamente nos damos cuenta de que no se parece en nada a una oficina normal…

«La nueva experiencia acústica está en marcha. Dará lugar a una nueva gama de experiencias sonoras: una calidad de audio excepcional y servicios más innovadores». Stéphane, responsable de acústica y vibraciones de Renault Group.

Barreras de sonido

Las paredes y el techo de la primera sala están cubiertos con paneles de espuma de prismas horizontales y verticales. Las formas que sobresalen disipan las ondas sonoras en lugar de reflejarlas, eliminando cualquier eco de la sala, de ahí el nombre de «anecoica». «Como el suelo no está cubierto, deberíamos decir cámara ‘semianecoica'», dice Stéphane.

Aquí, la palabra «silencio» adquiere un nuevo significado. Realmente no se oye nada; la ausencia de sonido se vuelve asfixiante. En un espacio así, sin ningún otro ruido de fondo, en cuanto uno se mueve, el más mínimo sonido de una tela que se arruga o incluso una respiración se vuelve sorprendentemente perceptible. A la inversa, el sonido de una palmada parece apagado, incluso sordo, porque las paredes no producen eco. Stéphane sonríe: «¡Es una experiencia única!».

En el centro de la sala, rodeado de un centenar de micrófonos de alta calidad, un nuevo Mégane E-TECH Electric atrae toda la atención de los probadores. «Medimos la insonorización del auto en relación con el ruido generado por el motor, los neumáticos o cualquier otra cosa que se encuentre en las inmediaciones», explica Stéphane. «Aquí es donde afinamos la insonorización del vehículo y trabajamos en todos los ruidos que conforman la experiencia acústica del usuario: el sonido de la puerta del auto, los avisos sonoros y las alarmas, la música, etc.». Los expertos en acústica construyen y evalúan toda la arquitectura sonora del auto, compuesta por ruidos interiores y exteriores.

El paisaje sonoro de Renault Zoe

El Renault ZOE, pionero de los vehículos eléctricos hace diez años, planteó una serie de cuestiones completamente nuevas en materia de sonido. ¿Qué hacer con todo el silencio? Renault utilizó las cámaras anecoicas para desarrollar un VSP (Vehicle Sound for Pedestrians) para que los peatones pudieran oír los ZOE que se acercaban a baja velocidad. «Un auto que interprete la Traviata o Wagner sería divertido, pero abre la caja de Pandora de los problemas de contaminación acústica», bromea Stéphane. El nuevo Megane E-TECH Eléctrico seguirá emitiendo una selección de sonidos para advertir a los peatones.

En el interior, al desaparecer el ronroneo del motor de combustión, el paisaje sonoro requiere ahora una especial atención a los detalles: «Ahora nos centramos más en el ruido de los intermitentes, el sonido de los botones y los pitidos que emiten las interfaces de las pantallas táctiles. El conductor y los pasajeros están en el centro de una experiencia acústica y sensorial que forma parte de la experiencia de conducción».

Acertar con la longitud de onda adecuada

No muy lejos, otra sala especial despierta el interés. Aquí es donde Xavier trabaja como experto en compatibilidad electromagnética. Las paredes están cubiertas con paneles blancos, que se asientan sobre una gruesa capa de aislamiento. Otro Megane E-TECH Eléctrico está siendo probado en un dinamómetro de chasis para simular la conducción en carretera. Las antenas que lo rodean bombardean el vehículo con ondas electromagnéticas de distintas intensidades y frecuencias. En el mundo real, los vehículos están sometidos constantemente a campos electromagnéticos, ya sea al pasar por torres de telefonía, transmisores de televisión o radares de velocidad automática, por lo que hay que tomar todas las precauciones para que nada interfiera en el funcionamiento normal del vehículo. «Estamos en una jaula de Faraday. Las paredes de esta sala bloquean las ondas electromagnéticas y nos aíslan del mundo exterior. Así podemos probar cómo el auto transmite y recibe todo tipo de ondas: de radio, de teléfono o de GPS», explica Xavier.

Aunque hay menos ondas sonoras alrededor de los vehículos, no se puede decir lo mismo de las ondas electromagnéticas. Desde principios de siglo, el número de dispositivos electrónicos a bordo se ha multiplicado por cuatro. El Renault Megane E-TECH Eléctrico cuenta con nuevas funciones conectadas y ADAS. Esta conectividad añadida significa que hay más ondas rebotando tanto dentro como fuera del auto. Por lo tanto, es esencial garantizar que las frecuencias no interfieran entre sí para evitar cualquier mal funcionamiento de los equipos de a bordo o problemas de seguridad fuera del vehículo, garantizando así vehículos seguros y fiables para todos los clientes de Renault.

El día de la visita, el nuevo buque insignia de Renault y todo su equipamiento fueron sometidos a numerosas pruebas, el doble de las exigidas por la normativa. Cada respuesta y comportamiento se comprueba minuciosamente en directo desde la sala de control. Todo se disecciona y analiza con la ayuda de potentes ordenadores. No hay lugar para la duda cuando se trata de garantizar el rendimiento y la fiabilidad de los sistemas conectados del auto.

De las cámaras de prueba a la carretera: Stéphane y los futuros vehículos de Ranault

Stéphane nos lleva a una última habitación. «Cuidado con los ojos…», nos advierte mientras empuja la pesada puerta. Y con razón, la sala tiene casi 300 m² y 11 metros de altura. Las paredes, el suelo y los techos están cubiertos de grandes conos de espuma. Es la única cámara completamente anecoica del Centro Técnico de Aubevoye, y en ella los expertos prueban el comportamiento de todos los vehículos Renault, desde el ZOE hasta el Master, a la hora de recibir las ondas.

En total, las diferentes cámaras anecoicas y los laboratorios de análisis repartidos por el extenso Centro Técnico de Aubevoye acogen más de mil sesiones de pruebas cada año. Muchos meses antes de que se presenten, o incluso de que se les dé un nombre, los futuros vehículos de Renault pasan días y días en estas cámaras de privación sensorial, rodeados de frecuencias invisibles. Prueba de que hay mucho en juego en estas cámaras anecoicas, estos tesoros poco conocidos de la tecnología de las ondas.

Síguenos en Twitter

Suficiente para mantener a Stéphane satisfecho, mientras la luz empieza a oscurecerse alrededor de Aubevoye, y deja su «oficina» para volver a casa. Atravesando los bosques de Normandía, baja la ventanilla y llena su auto con los sonidos de la naturaleza.

Te invitamos a leer: Francia producirá baterías de Renault Group

¿Qué opinas?

Al suscribirte en nuestro newsletter, recibirás en tu mail un resumen semanal de nuestras noticias.

En caso de haber algún error, al llenar tu formulario, escríbenos a: 

newsletter@laotraescucha.com

suscríbetE

Newsletter


Cultura, cartelera, comunidad y más...

A %d blogueros les gusta esto: