Charla “descubrimientos en excavaciones del metro”; En Bellas Artes

Compartir en tus redes.

Vestigios del pleistoceno, huesos de mamut hasta restos de una batalla en el siglo XIX fue posible encontrar y recuperar durante las excavaciones de las 12 líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), el cual celebra sus 50 años.

En el marco de la muestra Metro 50 años, la cual se presenta en el Museo Nacional de Arquitectura, Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Arqueología del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hablará de los descubrimientos realizados durante la construcción del Metro en la conferencia El Metro y la arqueología de la Ciudad de México, el 5 de septiembre a las 19:00 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

“Cuando caminamos por las estaciones del Metro y por los pasillos no imaginamos la riqueza cultural que encierra nuestra ciudad. No es la Ciudad de México, son las ciudades de México, una sobre otra. Las obras del Metro abrieron ventanas hacia el pasado”, señaló Sánchez Nava, quien supervisó las labores de salvamento arqueológico en las excavaciones de las líneas 3 a 7 y 9 del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

Mediante diapositivas ilustrarán la charla del arqueólogo, por lo que el público asistente podrá observar algunas de las piezas que se han encontrado gracias a las excavaciones, algunas a más de 20 metros de profundidad.

Sánchez Nava, quien también ha sido coordinador del proyecto Salvamento Arqueológico Metro; Cuenca de México; Programa Nacional INAH-PROCEDE, indicó en conferencia de presnsa, que el subsuelo de la Ciudad de México entraña una gran cantidad y diversidad de vestigios.Las joyas que se encontraron van desde los restos de animales pleistocénicos que vivieron en la Cuenca de México hace por lo menos diez mil años, hasta los restos no sólo de su variado pasado prehispánico y de lo que fue la antigua Tenochtitlan, sino también de la ciudad novohispana que se erigió sobre ella y, posteriormente, de lo que fue la capital del México independiente.

Las joyas que se encontraron van desde los restos de animales pleistocénicos que vivieron en la Cuenca de México hace por lo menos diez mil años, hasta los restos no sólo de su variado pasado prehispánico y de lo que fue la antigua Tenochtitlan, sino también de la ciudad novohispana que se erigió sobre ella y, posteriormente, de lo que fue la capital del México independiente.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: