Cultura La Otra Escucha Header
Reseñas especiales

¿Cuántos ataques ha recibido la Mona Lisa?

La Mona Lisa probablemente es una de las obras de arte más famosas del mundo desde su creación en 1503, gestada magistralmente por el pintor italiano Leonardo da Vinci. Sin embargo, fue hasta el año 1797 que llegó al corazón del Museo Louvre en la ciudad de París, Francia, donde ha permanecido desde entonces a la vista de los visitantes provenientes de todo el mundo.

También conocida como La Gioconda ha causado curiosidad por diversas razones, entre ellas, por su enigmática sonrisa que captura la atención de los apasionados del arte y se ha convertido en una de las piezas más icónicas que todos deben mirar por lo menos una vez.

Esta pintura muestra a una mujer en retrato de medio cuerpo, que tiene como telón de fondo un paisaje lejano. Sin embargo, esta simple descripción de una composición aparentemente estándar da poca idea de su relevancia y el reconocimiento a la carrera de Leonardo da Vinci.

En la vista de tres cuartos, está la modelo que gira principalmente hacia el espectador, rompió con la pose de perfil estándar utilizada en el arte italiano y rápidamente se convirtió en la convención para todos los retratos, todavía utilizada en el siglo XXI.

También te puede interesar: Mona Lisa recibe pastelazo de joven en el Louvre

El velo delicadamente pintado, las trenzas finamente labradas y la cuidadosa interpretación de la tela doblada demuestran las estudiadas observaciones y la paciencia inagotable del autor. Sin duda ha sido una obra digna de admiración, pero también ha sido víctima de múltiples ataques.

A la Mona Lisa le ha caído de todo: pintura, comida, ácido y hasta una silla de ruedas. La mayoría de estas agresiones tienen un contexto político y social, así que las personas aprovechan este espacio para obtener visibilidad. Debido a estas múltiples amenazas, en el 2005 se colocó detrás de un cristal blindado de cuatro metros de altura, pero los ataques continúan.

Las agresiones a la Mona Lisa

De hecho, el 27 de enero de 2024, se perpetuó el último golpe a la Mona Lisa. Fue por parte de dos activistas medioambientales que arrojaron sopa sobre el cristal blindado que la protege; el saldo fue de cero daños a la integridad del cuadro, pero las autoridades puntualizaron que tomarían acciones legales contra la organización Riposte Alimentaire, responsable de la situación.

Anteriormente, en mayo de 2022 otro activista se hizo presente en las salas del Louvre, con un disfraz y una silla de ruedas para acercarse lo suficiente y lanzarle una tarta de crema para advertir de la crisis climática.

Ahora nos regresamos al año 2009, cuando una mujer rusa, aparentemente descontenta porque le habían negado la nacionalidad francesa, aventó una taza recién comprada en el Museo Louvre que ocasionó algunos daños a la pared, después de impactarse contra el cristal.

Síguenos en Instagram

Algunas décadas antes, en 1974, trasladaron a La Gioconda hasta Japón para una muestra realizada en Tokio. Una mujer en silla de ruedas la roció con pintura a modo de protesta por la falta de accesibilidad del museo para personas con capacidades diferentes. Solamente se ensució el cristal protector.

Pero la primera que atacaron a la Mona Lisa fue en 1956, mientras estaba expuesta en Montauban, Francia, víctima de un ataque con pintura ácida, sin embargo, se conocen las razones y los detalles. En diciembre de ese mismo año, un joven le lanzó una piedra que dañó el cristal que la protegía, dañando la capa pictórica a la altura del codo izquierdo, por lo que tuvo que ser restaurada.

¿Qué opinas?