Cumbre Niños, actividades para los más pequeños en Cumbre Tajín 2019

Compartir en tus redes.

Durante la estancia de La Otra Escucha en Cumbre Tajín 2019, nos encontramos con un rinconcito muy especial, un espacio dedicado a los niños, donde pueden apreder a hacer juguetes de madera y de paso, conectarse con la cultura totonaca. La Otra Escucha platicó con Alejandro Camacho, tallerista de Cumbre Niños, quien desde hace 14 años comparte sus conocimientos con los visitantes y los niños de la región durante el festival.

Él nos explica la gran labor que hace junto con su esposa y cómo transmite el arte y elaboración de juguetes de madera y cartón junto con su familia. Particularmente en Cumbre Tajín, desarrolla actividades con los niños acerca de la fauna local del Totonacapan, en las que se elaboran 4 juguetes de madera y 1 de cartón.

Las pequeñas criaturitas que salen de la mente de los niños son: el chintete de origen prehípanico y de los pocos se que considetan como verdaderos juguetes mexicanos; un moromero, juguete que se elabora en la zona de Totonacapan que tiene forma de mono; el trepador de madera en forma de mariposa que se elaboraba desde el siglo pasado; un nuevo juguete que es una mascara de varios animalitos de la zona; y el zumbador, un juguete en forma de pájaro carpintero o de chénchere como se le llama en Veracruz.

Alejandro afirma que “Cumbre Tajín es una experiencia maravillosa, sobre todo para aprender de la cultura Totonaca. Nosotros les enseñamos a los niños cómo se dice en lengua totonaca a los animales de la zona y además es un festival de talla internacional muy valioso porque se rescata la tradición de nuestra cultura indígena, la cultural local pero que también se va sumando con una serie de manifestaciones culturales de otras regiones del país que la enriquecen”.

Además de compartir conocimientos sobre la juguetería, se realizan otras actividades en Cumbre Niños como obras de teatro, cuenta cuentos, taller de barro en coordinación con el Centro Cultural Indígena dentro del Parque Takilhsukut.

Finalmente, Alejandro compartió a La Otra Escucha una anécdota divina que se dio la edición del año pasado, qui conocieron “La Casa del Corazón de la Madera”, una casa dedicada a la talla y construcción de moviliario con madera. Ahí volvieron a ver a José Luis, un compañero de apoyo en el evento en años anteriores, orgulloso con su traje de totonaco. Ahora ya también es maestro de juguetería, y cuenta que aprendió con él y su esposa el arte de los juguetes de su comunidad. Cuenta que José Luis se escapa por ratos al taller, ya que tenía otras obligaciones durante la cumbre y aprendía cómo se construían y ahora es un maestro dedicado a la juguetería mexicana.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: