Cultura La Otra Escucha Header
Maneras de vivir

Derecho indígena y presentación de Rigoberta Menchú en la UNAM

Lo que estamos haciendo en la UNAM es el comienzo de una nueva era de jurisprudencia en derecho indígena, a nivel nacional e internacional, porque esta es la casa donde aprendemos, caminamos, recorremos y con el tiempo definimos, afirmó Rigoberta Menchú Tum, Premio Nobel de la Paz 1992 y activista maya guatemalteca.

Al ofrecer la conferencia magistral “Jurisprudencia nacional e internacional en derecho indígena” ante estudiantes, docentes y autoridades de la Facultad de Derecho (FD) de esta casa de estudios, de la que es profesora extraordinaria, sostuvo:

“Quizá podemos generar nuevos símbolos para que un día se cumplan los objetivos de los pueblos indígenas; la dignificación de su memoria histórica, su participación activa y fehaciente en sus propios procesos y la conclusión del ámbito de la vida: vivir plenamente”.

Sigue a La OE en Twitter

En el auditorio Ius Semper Loquitur de la FD, ante el director de la entidad académica, Raúl Contreras Bustamante, y los profesores Norka Cristina López Zamarripa; especialista en derecho internacional, y Raymundo Espinoza Hernández, experto en derecho indígena, Menchú Tum agradeció que la Universidad Nacional ofrezca una plataforma, un espacio profundo y sólido para atender estos temas.

“Porque la solidez está en los conocimientos, en las mentes de cada uno de ustedes, los estudiantes; los jóvenes que tienen una gran oportunidad de ampliar su mirada sobre el ser humano, el humanismo y el futuro”, destacó.

Calificó a la UNAM como “una institución magnífica que puede sentar grandes precedentes en derecho indígena y en el reconocimiento del sistema indígena de justicia”.

Caminos abiertos en el derecho indígena

Menchú Tum, doctora honoris causa por esta casa de estudios, consideró que hoy se cuenta con una ventana más abierta al mundo para adentrarse en estos tópicos. “Antes era muy difícil, yo comencé siendo autodidacta”.

De acuerdo con el calendario maya, citó, el mundo necesita equilibrio, conductas éticas para que la palabra, los conocimientos y la vida tengan esencia, demuestra la lealtad a una misión. “Yo quiero que ustedes sean leales con su propia misión y les deseo mucho éxito”.

Dijo que según la Organización de las Naciones Unidas existen cinco mil pueblos indígenas en 90 naciones. “¿Pero en qué condiciones están?, ¿han caminado a otros países porque con la migración se cruzan fronteras?”.

Te invitamos a leer: Explotación de abejas para leche de almendras ¿alternativa sostenible?(Se abre en una nueva pestaña del navegador

De acuerdo con datos de la UNESCO, al menos 43 por ciento de las más de seis mil lenguas que se hablan en el mundo están en peligro de extinción. “Es algo importante que ustedes deben tener en su contexto personal”.

Derechos indígenas un trabajo constuído

Menchú Tum agregó que a partir de 1949, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se han desarrollado instrumentos y mecanismos a favor de las garantías fundamentales.

La activista, quien se ha preparado durante 41 años como experta independiente en derechos indígenas, apuntó que empezó su labor internacional en el Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de 1982 a 2007; el cual estableció las principales bases de los instrumentos que actualmente conocemos en relación con los derechos indígenas.

También puedes leer: Artista mexicano Sebastián y el IPN firman convenio para crear 10 nanoesculturas

Resaltó que sobre la emancipación y la autodeterminación, los nuevos juristas deberán discutir mucho hasta dónde llega el límite de ambos conceptos.

En su oportunidad, Contreras Bustamante externó a los estudiantes: Vean la realidad. Las comunidades indígenas están en los estados más atrasados del país. Ustedes tienen que ser motor de cambio.

Se tratada, insistió, de una materia que ya es obligatoria. Quienes tengan alguna lengua originaria considérenla para que después de estudiar derecho indígena vuelvan a sus comunidades a resolver problemas reales de ese grupo de la población mexicana.

¿Qué opinas?