Cultura La Otra Escucha Header
ColumnasGustavo Baltazar

Espionaje, seguridad. La confusión y su aprobación

Columna Calibán

Por Gustavo Baltazar López

La última gran noticia local ha sido la designación de Clara Brugada como candidata por Morena a Jefa de Gobierno para la Ciudad de México. Sin embargo, creo que la noticia debería ser que Omar García Harfuch ganó la encuesta para ser él quien ocupe ese lugar.

… Y dentro de esta noticia, la gran nota no debería ser que García Harfuch fue relegado por la norma de paridad de género de Morena, sino que la gente lo prefirió por casi 14 puntos porcentuales… Y con ello, la consideración de que tal vez la necesidad de seguridad viene después de la debacle.

También te puede interesar: Ayotzinapa, la suposición fundamentada

Espionaje de larga data

Sabemos que Harfuch es hijo de Javier García Paniagua, el ex titular de la Dirección Federal de Seguridad (DFS), mayor aparato de espionaje en la historia reciente de México. También sabemos que está implicado en el caso de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa porque apareció en “la lista de nómina” de sobornos de la organización criminal Guerreros Unidos…

Pero, además, siguiendo esta larga lista de espionaje, el ex titular de la Secretaría de Seguridad de CDMX también será requerido en el juicio del caso Pegasus (la red de espionaje del gobierno de Enrique Peña Nieto).

En su larga carrera, García Harfuch fue el titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), adscrita a la Procuraduría General de la República (hoy Fiscalía) que adquirió el software para espiar ilegalmente a políticos opositores, empresarios y periodistas.

Harfuch será requerido en el juicio de Juan Carlos García Rivera. Contra este último la Fiscalía General de la República (FGR) pide una condena de 16 años de prisión por intervención de comunicación privada. Su enjuiciamiento comenzará el 4 de diciembre y la comparecencia de Harfuch se tiene programada para el 18 del mismo mes…

Sigue a la OE en Twitter

Espionaje en CDMX

El 9 de noviembre The New York Times reveló que la Fiscalía General de Justicia capitalina (FGJ-CDMX), encabezada por Ernestina Godoy ordenó a Telcel entregar los registros telefónicos de varios políticos y funcionarios. El argumento era que podrían estar implicados en casos de secuestros y desapariciones.

Este escándalo también se da en medio de otro desbande político, pues se cruza con el intento de ratificación de Godoy por un periodo más como Fiscal de la Ciudad.

“Es un refrito de algo que ya se había dicho, que había salido en otro tiempo y ya se había contestado”, dijo el Jefe de Gobierno, Martí Batres.

Batres también infiere en este caso que Santiago Taboada, Alcalde de Benito Juárez (quien supuestamente fue espiado) pretende que no se continúe investigando la posible corrupción inmobiliaria en la alcaldía…

También te puede interesar: Yaretzi, el choque de trenes o la política contra el arte

Seguridad en Acapulco tras “Otis”

También la semana anterior, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) anunció un nuevo plan de seguridad para el puerto de Acapulco, Guerrero. Con este plan se prevé el despliegue de 10 mil elementos, la construcción de 38 cuarteles y operativos permanentes.

Este plan tiene la intención de combatir la escalada de robos que sucedió tras el paso del huracán “Otis”.

La planeación ya coloca a Guerrero como el estado con mayor presencia de elementos de la Guardia Nacional. Con 14 mil 620 efectivos desplegados, la entidad ya supera a Guanajuato, que ocupa el primer lugar nacional con homicidios dolosos en el país y tiene 6 mil 670 efectivos.

También te puede interesar: ‘Otis’ y la devastación presupuestaria

El presidente niega espionaje

Con todo y esto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha negado que el Ejército espíe, pues dice que es inteligencia.

En marzo, López Obrador reveló que la inteligencia y la intervención de las comunicaciones fue lo que le salvó la vida a García Harfuch cuando fue atacado el 28 de junio del 2020.

“Inteligencia del Estado registró unas llamadas, Omar traía un carro normal, y el General Audomaro Martínez habló con él y le dijo: ‘tenemos esta información, no te confíes’ y cambió por una camioneta con blindaje”.

También te puede interesar: Xalatlaco. La encrucijada de Gabriela en el atentado contra Harfuch

Y finalizamos estas breves reflexiones aceptando que es normal sentirse seguro luego de la hecatombe. ¿Cuál es la desgracia que hace que confundamos seguridad con espionaje o protección con vigilancia, así como que la confusión sea ampliamente aprobada? También invitamos al cuestionamiento.

También te puede interesar: Ovidio y la parafernalia

¿Qué opinas?