Francisco Toledo, figura representativa del México moderno

Compartir en tus redes.

Francisco Toledo no sólo es un escultor, pintor y grabador oaxaqueño, es un promotor de la cultura mexicana en el extranjero, al mismo tiempo creador de instituciones y proyectos vanguardistas.

Este 17 de julio Francisco Benjamín López Toledo (1940) celebra su natalicio y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) reconoce su aportación a México, tanto en lo artístico como en la herencia cultural al apoyar numerosas causas enfocadas a la promoción y conservación del patrimonio artístico mexicano.

Quienes conocen a Francisco Toledo saben que el artista juchiteco vive a la vanguardia en lo artístico, pero también comentan que cuando es necesario recorrer grandes distancias, o de un estado a otro, lo hace a lomo de caballo.

Toledo usa la modernidad y la vanguardia de otras civilizaciones, en particular la europea, para producir sus obras ​y muestra un sentido de lo fantástico muy desarrollado al crear criaturas extraordinarias e inimaginables, con colores llamativos, ojos saltones, así como la mezcla de la condición humana y animal sin jerarquías.

Su carrera artística la inició como discípulo de Arturo García Bustos, después ingresó al Taller Libre de Grabado de la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes, pero su imaginario lo ha fortalecido en Europa, en Estados Unidos y en Tokio, pero sobre todo en su natal Oaxaca.

Al ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes, recientemente la revista Forbes lo consideró uno de los mexicanos creativos más importantes en su edición de enero 2019, quien además ha fundado el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), la Casa de Cultura de Juchitán, Biblioteca para Invidentes Jorge Luis Borges, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el Taller Arte Papel Oaxaca, el Centro de Artes de San Agustín (CASA), el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, el Cine Club, el Jardín Etnobotánico, la Fonoteca Eduardo Mata, la Biblioteca Francisco de Burgoa, la editorial Ediciones Toledo y las revistas Guchachi Reza (Iguana Rajada) y Alcaraván.

Entre sus cientos de obras destacan piezas relacionadas con sapos, murciélagos, changos, iguanas, burros: El de la lengua pegajosa, TamazulGatosLady Caracol llega tarde a Palacio, Almohada –conformada por varias piezas-, Árbol hechizadoTeodora y su corte, así como la escultura monumental La lagarteraentre otras, algunas de ellas están en los Museos de Arte Moderno de México, París, Nueva York y Filadelfia, en la New York Public Library, la Tate Gallery de Londres y la Kunstnaneshus de Oslo,principalmente.  

Dos exposiciones en la CDMX

Actualmente, Francisco Toledo regresa a los recintos museísticos con dos muestrasToledo ve, en el Museo Nacional de Culturas Populares, con la exposición de más de 600 piezas que abarcan desde artículos de la vida cotidiana, bocetos, prototipos, modelos, objetos intervenidos, hasta obras múltiples y piezas únicas.

A través de las piezas de la muestra Toledo ve el visitante se adentrará en el universo creativo del artista y conocerá diversas etapas de producción de la amplia gama de bienes funcionales que ha diseñado durante varias décadas.

La otra exposición es Imagen y texto, en la cual presenta piezas en las que ilustra fragmentos de libros que en algún momento dio lectura y le han gustado. Imagen y texto se expone en la Galería de Arte Mexicano, en calle Gobernador Rafael Rebollar núm. 43, colonia San Miguel Chapultepec, Alcaldía Miguel Hidalgo).


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: