Laetus Vitae, primer espacio LGBTTI para adultos mayores

Compartir en tus redes.

La importancia de tener un espacio dedicado a los adultos mayores radica en la empatía como sociedad hacia dos de los sectores más vulnerables: la comunidad LGBTTI y los adultos mayores.

Hace apenas algunos años era inadmisible que las personas fueran abiertamente homosexuales, así que primero venía presión de formar una familia sin dejar espacio para decidir si eso era conveniente o no. En ese afán, miles de hombres y mujeres gay se casaban y tenían hijos pero en muchos casos, las cosas funcionaban a medias. En otros casos, siemplemente se prefería la “soledad”.

Este espacio es el primero en Latinoamérica en ofrecer ayuda psicológica, consultas médicas y cine club para todas las personas víctimas de aquella represión. Aunque quizá para algunas personas no todo fue malo y mucho menos ahora, que en Laetus Vitae los adultos mayores ríen y hablan de sus tiempos de juventud.

La mayoría de ellos pertenecen a la comunidad lésbico, gay, bisxual, transexual, transgénero e intersexual LGBTTI, y ahora se sienten apoyados y acompañados, pero lo más importante de todo es que han dejado de sentirse discriminados.

Laetus Vitae está dirigida por Samantha Flores, una mujer trans y activista LGBTTI de 87 años. Entre semana se establecieron diversas actividades de manera gratuita y quienes brindan los servicios trabajan de manera voluntaria. Los fines de semana celebran una misa de culto ecuménico, realizada por el padre Vincent C. Shwahn, quien es, junto con Samantha, líder del proyecto.

Shwahn comenta que la casa sirve como un centro comunitario, porque crean comunidad y están creando vínculos entre la comunidad y los que viven alrededor. Eso ha sido lo más bonito del proyecto. El acercamiento de los vecinos ha sido uno de los mayores logros, ya que la gente que tal vez jamás se daría la oportunidad de conocer a una persona trans, gay o lesbiana.

Actualmente, Laetus Vitae funciona con la colaboración de dos voluntarios psicólogos, dos médicos y varios que acuden a apoyar con la logística de las diferentes actividades. Michel, una documentalista, es voluntarias y apoya a Samantha con las actividades en la casa de día y toma video lo que acontece, pues planea realizar un cortometraje.

Samantha explica que en Laetus Vitae todas las actividades son gratuitas, por lo que se apoyan de donativos para mantener su labor. Sin embargo, necesitan ampliar el espacio en el que trabajan con los adultos mayores, pues cada vez reciben a un mayor número. Es por eso que decidieron realizar una nueva campaña de fondeo, con la que repararán una escalera y habilitarán otro salón en el segundo piso.

Si quieres visitar y colaborar con este espacio LGBTTI, puedes acudir a Av. Xola 184b. Colonia Alamos, Delegación Benito Juárez. C.P. 03400, Ciudad de México.

Fuente: Animal Político


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: