“Las superocheras”, exposición que da un lugar a las mujeres en la historia del cine

Compartir en tus redes.

Sin duda alguna las mujeres hoy día están tomando un lugar significativo en la historia del cine, ante ello se han presentado movimientos que hablan de los derechos laborales y humanos en ese ámbito, pero la lucha por obtener un lugar va más allá de nuestro presente o el pasado más cercano, “Las superocheras” es una muestra de ello, esa manera de expresarse, llevada a cabo por mujeres latinoamericanas desde los años 60´s.

El Museo Universitario del Chopo quiere sorprender con la mirada de “Las superocheras”, una exposición que habla de un medio tecnológico, la cámara Super-8, ocupada para poder expresar diferentes perspectivas de mujeres latinoamericanas que tuvieron en las manos, literalmente, la posibilidad de transmitir a otras personas lo que ellas vieron y sintieron, en los diferentes entornos sociales y políticos.

De acuerdo a Regina Tattersfiel, curadora del proyecto, la temporalidad es algo bastante fortuito, no es tan importante, no es tan significativo el tiempo, los elementos que constan la investigación son los importantes, las miradas y la forma de apropiarse, la historia misma de la cámara y el hecho de que hay mujeres que forman parte de la historia de producción creativa; el público podrá ver producciones que van de los años 1968 al 2015, pero más allá de eso podrá ver un sincronismo.

 

La investigación surge hace cerca de cuatro años “es parte de unas reflexiones que tuve en contextos muy académicos, en mi formación como historiadora del arte, mediante que investigué, descubrí un par de historias marginales: el Super-8 por una parte e historias de mujeres, en ambos temas vi la necesidad de contar”. Aclara la especialista.

• La exposición es una muestra en vista del archivo, hay puntos de encuentro y sí hay simultaneidades, pero hay algo fortuito que sucedió.

 

El título deviene de un libro de Álvaro Vázquez Mantecón quien en su libro El Cine Super-8 en México 1970 -1989, habla de la producción cinematográfica que fue predominantemente hecha por hombres a quienes llamó los “superocheros”. Lo que se hizo con la curaduría de la exposición era mostrar justo el trabajo de mujeres, para equiparar ese mensaje histórico al respecto de la historia del mundo del cine”.

 

• Mientras en los años setenta en México, el terreno cinematográfico del uso de la cámara estaba dominado por hombres, en el artístico existía una mujer, Silvia Gruner, quien desarrolló “Arena”, una pieza que forma parte del conjunto de filmes. Regina Tattersfiel.

 

La cámara llega a América Latina en el preámbulo del movimiento feminista, declara la experta, eso es una coincidencia histórica que hace que durante los años 70´s, mediante que las mujeres tienen una subjetividad política mayor, tengan un lugar mucho más visible, más relevante, su palabra es más fuerte, su voz se escucha, sus derechos ya están tomados en cuenta.

 

En la conjunción de obras audiovisuales, el espectador podrá aprender de lo que las artistas estaban haciendo y sus sus caminos, recorridos en el uso de un medio que ha sido un medio muy masculinizado.

 

“Las superocheras” es la primer muestra que refleja cómo las mujeres latinoamericanas ejercieron la integración de un medio a distintas disciplinas, la portabilidad de mensajes y reproducción se llevó en diversos ámbitos, los cuales fueron divididos en siete ejes temáticos.

 

Autogeografías: presencia discursiva del feminismo del sur del continente, ocupa al cuerpo como elemento discursivo y de reconocimiento.

Performance: registro de happenings y actividades experimentales.

Cámara espejo: retratos y autoretratos de mujeres cercanas, referencias de localidad.

Subir el volumen: piezas que cuentan con la integración del sonido del Super-8.

Situar lo cotidiano: experiencias domésticas e íntimas.

De las artistas sobre el arte: cuestionamiento del cómo se ha visto a la mujer en la historia del arte.

Apropiación documental: uso de la herramienta tecnológica para hacerla parte de una exposición de la subjetividad.

 

• ¿Qué es ser una mujer hoy? El ser mujer tiene muchos paradigmas que se han roto y se han construido, entonces esa atrocidad del género. Curadora.

 

“En un momento de la historia generó una coincidencia muy fortuita que generó una especie de “contrahistoria” que va a cuestionando lo que pudiese entenderse como arte, cine y artista, y esa es una historia que es propositiva, pone en diálogo a la historia con “H” mayúscula frente a la historia, cosas hacen que se tambaleen. En resumen es darle un espacio a las mujeres dentro de la historia del arte.

 

Es una exposición larga, a la que se recomienda darle tiempo, alrededor de 2 horas y 30 minutos. El film más largo es de 23 minutos. Se recomienda planear la estancia o ir varias veces.

 

Artistas participantes:

Ana Mendieta (Cuba); Mariana Botey (México); Maris Bustamante (México); María Eugenia Chellet (México); Rosario Cobo (Chile); Ximena Cuevas (México); Leticia El Halli Obeid (Argentina); Lourdes Grobet (México); Silvia Gruner (México); Narcisa Hirsch (Argentina-Alemania); Dalia Huerta (México); Poli Marichal (Puerto Rico); Sarah Minter (México); Marta Minujín (Argentina); Mónica Mayer (México); Rowena Morales (México); Vivian Ostrovsky (Estados Unidos-Brasil); Teófila Palafox (México); Carla Stellweg (México-Indonesia); y Regina Vater (Brasil-Estados Unidos).

 

Dónde: Museo Universitario del Chopo

Cuánto: inauguración 8 de noviembre

Cuándo: Entrada libre inauguración 19:00 hrs.

$30 general;
$15 estudiantes, maestros, UNAM
e INAPAM con credencial vigente

Miércoles
entrada libre a exposiciones

Cinematógrafo del Chopo:
$40 general;
$20 estudiantes,  maestros, UNAM
e INAPAM con credencial vigente


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: