Libros clásicos, ¿según quién?

Compartir en tus redes.

Por definición, los clásicos son aquellas obras y autores provenientes de la época Clásica de la humanidad, acuñada en la Grecia precristiana; sin embargo, cuando hablamos de “clásicos” en el mundo de los libros, nos referirnos a los títulos que han perdurado a lo largo de años, o incluso siglos, impactando a muchas generaciones de lectores.

Existen obras realizadas por escritores de renombre llamadas “poéticas”, donde los autores establecen ciertos lineamientos que debería seguir toda “buena obra”, aquellas que logran acercarse a ese cánon, se vuelven clásicos, aunque sea por un tiempo.

Cada época, cada país, cada régimen, tiene sus propios clásicos, aunque hay algunos que logran trascender estos gustos individuales y se convierten en clásicos de la literatura universal. La elección de una obra como “clásico” también nos habla de una situación de poder; la imposición de una forma de ver, pensar y hablar.

Existe cierto temor de acercarse a las obras canónicas o clásicas, una falsa idea de que necesariamente deben gustarnos porque han gustado a muchos por muchos años en muchos lados, siendo motivo en muchas ocasiones para no leer una obra etiquetada de esta forma. Eso no impide que los clásicos dejen de comentarse pero desde los prejuicios y el desconocimiento, generando que se repita un paradigma sin sentido.

En todo caso, un clásico forma parte de una continuidad cultural y representa una influencia, consciente o inconsciente, ineludible para todo aquel que lee y escribe dentro de esa cultura, la cual lleva escondidos en todos sus pliegues las marcas de sus obras clásicas

¿Qué hace clásico a un clásico?

-Relación con otras obras: Intertexto / subtexto / pretexto.

-La temática específica pero universal.

-Capta la esencia de un lugar o persona.

-Muestra la realidad humana por medio de un personaje o una historia.

-Nos permiten conocer la evolución de las palabras, las costumbres y las tradiciones.

-Cantidad de traducciones, adaptaciones y ediciones.

-Ventas.

Opiniones de autores

Ítalo Calvino, en su libro ‘Por qué leer a los clásicos‘ afirma que un clásico es aquel que se presta a innumerables interpretaciones porque “nunca terminan de decir lo que tienen que decir”, libros que “cuanto más crees conocerles de oídas, más nuevos, inesperados e inéditos te parecen cuando los lees”, y eso hace que perduren infinitamente. Además, asegura que “es un libro de relectura, de descubrimiento constante, cargado de huellas y señales, que suscita incesantemente ‘polvillo de discursos críticos’ y que en definitiva sirve para definirse a uno mismo en relación o quizá en contraste con él”. “Tu clásico es aquel que no puede serte indiferente y que te sirve para definirte a ti mismo en relación y quizás en contraste con él”, concluye.

En el ensayo ‘Sobre los clásicos‘, Jorge Luis Borges afirma que un clásico es “aquel libro que una nación o un grupo de naciones o el largo tiempo han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término […] nada sabemos del porvenir, salvo que diferirá del presente. Una preferencia bien puede ser una superstición.”. También dice que “La gloria de un poeta depende, en suma, de la excitación o de la apatía de las generaciones de hombres anónimos que la ponen a prueba, en la soledad de sus bibliotecas”. Por último comenta sobre un libro clásico que es: “un libro que las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen con previo fervor y con una misteriosa lealtad”.

Para Pedro Salinas, “los clásicos son los escogidos por el sufragio implícito de las generaciones y de los siglos, por tribunales que nadie nombra ni a nadie obligan, en verdad, pero cuya autoridad, por venir de tan lejos y de tan arriba, se acata gustosamente.“

Charles Augustin Saint-Beuve piensa que un clásico, además de un texto que debe enriquecer el espíritu humano, debe ser “sensato, bello y sano” y ser “fácilmente contemporáneo a todas las épocas”. El autor expresa que: “nos devuelve nuestros propios pensamientos con toda riqueza y madurez […] y nos da esa amistad que no engaña, que no puede faltarnos y nos proporciona esa impresión habitual de serenidad y amenidad que nos reconcilia con los hombres y con nosotros mismos”.

Azorín nos da una visión dinámica de clásico, el cual debe reflejar la sensibilidad moderna y por lo tanto estar en constante evolución junto con la sensibilidad de las nuevas generaciones. “Un clásico estático es un clásico muerto”, sostiene.

Borges piensa que es peligroso “afirmar que existen obras clásicas y que lo serán para siempre” porque el carácter de clásico no le viene dado a una obra por sus cualidades o méritos intrínsecos, sino por acuerdos y decisiones previas de generaciones de lectores que “han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término”.

Hans-Georg Gadamer distingue entre el aspecto normativo y el aspecto histórico de lo clásico, cosa que ya habían hecho antes Herder y Hegel. Además, reflexiona entre la validez permanente e imperecedera de lo clásico y su función como mediador histórico, como vínculo con otras épocas.

José Raúl Jaramillo, docente, editor y primer lector de varios autores antioqueños, asegura “Para mí, los clásicos son esos autores o libros que me enseñan algo nuevo, que me conmueven y me hacen querer atesorarlos para siempre. Son esos libros especiales. La época no importa. Puede ser un libro publicado este año o en 1500, pero si tiene la capacidad de sacudirme, sé que estoy ante uno de ellos”.

Preguntas para reflexionar:

¿Qué hace clásico a un clásico?

¿Con el permiso de quién una obra es incorporada al canon de una tradición literaria?

¿Un clásico es clásico por siempre?

¿Qué pasa si a mí no me gusta un clásico?

¿Cuáles son los lugares comunes que he escuchado sobre alguna obra clásica que he leído?

¿Cuál podría ser una aportación nueva sobre el libro que leíste?

¿Es lo que esperaba o había escuchado sobre la obra?

¿Qué obras podrían considerarse nuevos clásicos?

¿Cuál es mi top 3 de clásicos?

En el caso específico del “boom latinoamericano” ¿realmente se rompió el canon europeo o solo fueron autores que lograron asimilar e imitar las propuestas del viejo continente?

Obras críticas sobre textos clásicos

¿Qué es un clásico? de Charles-Augustin Sainte-Beuve.

El canon occidental de Harold Bloom.

Artes Poéticas y Artes Narrativas de Scarleth Ruelas.

¿Por qué leer los clásicos? de Italo Calvino.

Poéticas de Aristóteles, Horacio, Boileau o Hegel.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: