Metepec y la Guardia Nacional; una polémica que pudo ser evitada

Compartir en tus redes.

Con Sentido

Por Horacio López

Polarizada sería decir bastante. Resistente es como se encuentra la opinión pública en el municipio de Metepec, luego de la decisión del cabildo municipal, de dar en comodato al gobierno federal un porcentaje del Parque La Pilita, para convertirlo en base de la Guardia Nacional.

La oposición de algunos pobladores ya alcanzó el terreno mediático, ensombrando incluso, uno de sus principales eventos al año, que es el Festival Quimera, pues hoy Metepec es nota por las manifestaciones en contra del comodato, más que por su oferta cultural.

Esta problemática que enfrenta Gabriela Gamboa y su cabildo, más allá de ser un asunto de fondo, fue una desatino de comunicación, es decir, un asunto de forma.

Le falló la forma a Gamboa para, antes de imponer, consensar con los vecinos y usuarios.

Bien lo dice el Teórico David Easton: la comunicación institucional tiene tres objetivos fundamentales: fomentar la LEGITIMIDAD, lograr CONSENSOS y garantizar la GOBERNABILIDAD.

Y, justo, en ese orden es como se deben hacer las cosas en lo que a políticas públicas corresponde. Sobre todo en un tema tan crucial e indispensable para el municipio de Metepec, como lo es el de la seguridad pública.

Cualquier sociedad tiene como una de sus necesidades fundamentales el transitar en un clima de seguridad física y patrimonial de sus integrantes. Bajo ese supuesto, hubiera sido pan comido socializar esta decisión.

Este es un claro ejemplo de la importancia que tiene el acto de comunicar con oportunidad y con el pleno conocimiento de la audiencia, porque no podemos desestimar dos cosas: una, actualmente las audiencias son más críticas y participativas, comandadas por las redes sociales y, dos, cualquier desatino político será usado por la oposición como bandera para descalificar.

Vayamos un poco al contexto. La Pila y las colonias aledañas se han caracterizado, por años, en tener los niveles más elevados de criminalidad de este Pueblo Mágico. Por ende, arriba de cualquier otra necesidad, sus pobladores tienen como prioridad su salvaguarda de su integridad, incluso por encima del tema ambiental o deportivo.

Una mínima campaña de sensibilización sobre la necesidad y el beneficio de traer a la Guardia Nacional a esta zona, hubiera sido suficiente para lograr la aceptación y respaldo de propios y ajenos.

Que sirva de lección para siguientes episodios o para otros gobiernos, el actuar con oportunidad y socializar cualquier acción, mostrando siempre los beneficios, sobre todo cuando éstos sean legítimos.


Compartir en tus redes.
A %d blogueros les gusta esto: