Omphalos, coreografía de Damien Jalet en el CENART

Compartir en tus redes.

Con cinco funciones en el Teatro de las Artes del Cenart, Omphalos, coreografía de Damien Jalet, se presentará al público mexicano.

 

“México me ha conmovido de forma muy profunda con su pasado. Algo que me gusta de mi trabajo coreográfico es que me lleva a muchas partes del mundo con personas que tienen culturas diferentes. Disfruto mucho salir de la zona de confort e ir a sitios nuevos. Hacer un trabajo coreográfico en este país responde a mi interés de buscar su esencia que sobresale por su mitología”.

 

El destacado coreógrafo belga francés, Damien Jalet, señaló lo anterior al hablar de los principios de su propuesta coreográfica Omphalos, que se estrenará a nivel mundial en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

 

El montaje es resultado de la residencia que el creador realizó en nuestro país con el Centro de Producción de Danza Contemporánea (Ceprodac). Omphalos es una coproducción entre el centro del Instituto Nacional de Bellas Artes; el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes; el Cenart, a través del programa México en Escena; Kampnagel Hamburg de Alemania y el Conjunto de Artes Escénicas de la Universidad de Guadalajara; con el apoyo del Instituto Francés de América Latina/Embajada de Francia en México.

 

El planteamiento parte de la investigación que el acreedor a importantes reconocimientos como el Benois de la Danse de Rusia y el Olivier Award de Inglaterra realizó sobre los rituales del cuerpo, el tiempo, la muerte y lo efímero de la existencia. Constituye la primera pieza que estrena en América Latina, acompañado de los compositores Ryuichi Sakamoto y Marihiko Hara, el diseñador Jean Paul Lespagnard, el escenógrafo Jorge Ballina y el iluminador Víctor Zapatero.

 

Con la obra Omphalos, indicó, quise crear algo que continuará con los conceptos de mis trabajos anteriores, Skid con su relación de la gravedad y Pelléas et Melisande con un lenguaje medieval. Omphalos es una palabra griega basada en el mito de Zeus que también fue la inspiración para este trabajo. “Me pareció muy interesante ver como los arquetipos y la noción de los símbolos suenan de una civilización a otra y en la conciencia del ser humano”.

 

Explicó que no intenta reproducir en su trabajo la mitología que encuentra en cada uno de los lugares que visita, más bien procura encontrar lo que conforma la esencia del rito y lo que lo ha hecho sobrevivir por tanto tiempo. “Siempre trato de tener un acercamiento local y aquí, haciendo una investigación, quise incluir los cuatro puntos cardinales que son muy importantes en Mesoamérica, la forma en que gira la tierra en su eje y como nos relacionamos con el tiempo”.

 

Dijo que los bailarines del Ceprodac tienen un gran compromiso y pasión,  rigor que demanda esta pieza visceral. “Trabajo con colaboradores y me interesa sacar a los bailarines de su zona de confort,  les doy principios y veo cómo se mueven  a partir de mis ideas  y cuando se acercan a lo que estoy buscando trato de ir más allá y lo comparto para que se vuelva un lenguaje colectivo. Doy muchos límites, pero la idea es que encuentren libertad dentro de ellos”.

 

Subrayó que el trabajo realizado con el escenógrafo Jorge Ballina se basa en una especie de antena que resulta interesante porque revoluciona la forma en que nos relacionamos con el mundo y ayuda a entender el cosmos. “Es un símbolo del futuro basado en elementos del pasado y se relaciona con conectar lo visible y lo invisible, símbolos ancestrales con elementos más contemporáneos. Para todos ha sido un reto increíblemente emocionante”, finalizó.

 

Dónde:

 

Cuándo: viernes 19 de octubre a las 20:00 horas,  sábado 20 y domingo 21 en dos horarios: 13:00 y 18:00 horas.

 

INBA


Compartir en tus redes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: