Pietro Frua; sinónimo de buen gusto y singularidad

Pietro Frua fue uno de los principales estilistas y constructores de carrocerías italianos durante las décadas de los 50’s y 60’s.

Nació en Turín, cuna de la industria carrocera al norte de Italia. Su padre Carlo Frua, era empleado de Fiat, y en la Scuola Allieri Fiat Ietro realizaría su preparación profesional como delineante, cuya tarea principal era lo que conocemos como dibujo técnico.

Su carrera profesional inició a los 17 años en Stabilimenti Farina como dibujante. Más tarde se convertiría en el director de estilismo de dicha compañía.

El recorrido de Pietro Frua

En 1938 abrió su propio estudio, sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial, el trabajo de estilismo de automóviles fue escaso, por lo que tuvo que dedicarse al diseño de autos para niños, hornos eléctricos y muebles de cocina, entre otras cosas.

Te invitamos a leer: Hyundai “Sensous sportiness”; filosofía de diseño basada en el metal

Maserati fue uno de sus primeros clientes, solicitándole el diseño del A6G, que formaba parte de la serie de automóviles GT producidos por la marca italiana.

Posteriormente vende su pequeña empresa y es nombrado director de Ghia Design, donde sería responsable del diseño del exitoso Renault Floride. El éxito de este vehículo lo llevaría a un desacuerdo con Luigi Sagre, director de Ghia, por lo que abandonó dicha empresa y comenzó de nuevo su propio estudio de diseño.

Durante los 60’s, Pietro Frua fue uno de los diseñadores más destacados de Italia. La “línea Frua” era sinónimo de buen gusto de un diseñador singular.

En 1999 la Global Automotive Elections Foundation, nominó a Frua entre un grupo de veinticinco diseñadores para obtener la designación como diseñador automotriz del siglo.

Si como nosotros eres amante de los autos clásicos, ahonda en más historias como esta.

👇🏼 ¿ Cursos de diseño automotriz?👇🏼

¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: