Cultura La Otra Escucha Header
El mercado

Pintura de Leonora Carrington rompe récord en subasta de Sotheby´s

Fue adorada como musa por renombrados surrealistas como André Breton y Max Ernst, pero la artista nacida en Lancashire. Leonora Carrington rápidamente hizo caso omiso de la etiqueta para alcanzar un nivel sin precedentes de maestría y libertad en su propia pintura.

Ahora, en el centenario de la publicación del Manifiesto Surrealista por parte de Breton, Leonora Carrington se ha convertido en la artista femenina nacida en Gran Bretaña más valiosa en una subasta después de que una de sus pinturas se vendiera por más de 22,5 millones de libras esterlinas.

Pintura de Leonora Carrington de 22.5 millones de libras esterlinas

Les Distractions de Dagobert (Las distracciones de Dagoberto) se vendió en Sotheby’s de Nueva York después de una batalla de ofertas de 10 minutos con el empresario argentino Eduardo Costantini, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba).

La pintura es ampliamente reconocida como la obra maestra definitoria de la carrera de Carrington, y muestra ricas imágenes surrealistas y colores luminosos a gran escala. Julian Dawes, director de arte impresionista y moderno de Sotheby’s en Nueva York, la llamó

«la obra maestra definitiva de la larga e histórica carrera de Leonora Carrington, que lleva todas las características de la artista en su apogeo absoluto».

El título de la obra es una referencia a Dagoberto, un rey merovingio que gobernó la Galia a principios del siglo VII, recordado popularmente como un rey cuyo gusto por los excesos sexuales iba acompañado de un amor por el lujo.

Sotheby’s describe la pintura como un tapiz de viñetas meticulosamente elaboradas correspondientes a los cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua.

Las escenas varían desde volcanes extintos fantasmales hasta un mundo acuático donde un gigante con doble cabeza de animal sostiene un pez globo con rostro humano.

Te recomendamos leer: David Alfaro Siqueiros, un artista del pueblo mexicano

“Una pintura icónica, Las distracciones de Dagoberto es una de las obras más admiradas en la historia del surrealismo y una obra maestra incomparable del arte latinoamericano”, dijo Eduardo Costantini (ahora dueño de la puntura) después de la venta.

“Esta obra maestra formará parte de una colección donde, entre otras, también se encuentran dos obras importantes de [la pintora surrealista española] Remedios Varo y otra de Frida Kahlo que batió récords”.

El lenguaje visual de leonora Carrington se formó por primera vez cuando descubrió el movimiento surrealista en la Exposición Internacional Surrealista de Londres en 1936.

Ahí encontró espíritus artísticos afines en Breton, Salvador Dalí, Man Ray y Ernst, quienes, como ella, estaban fascinados por los sueños, el subconsciente. y lo oculto.

Ella y Ernst entablaron una relación romántica y viajaron a Francia, donde su círculo incluía a Pablo Picasso, Dalí, Joan Miró, Breton, Leonor Fini y Marcel Duchamp.

Sin embargo, su relación pronto se volvió tumultuosa, marcada por el encarcelamiento de Ernst al estallar la Segunda Guerra Mundial y que resultó en la institucionalización de Carrington en España en 1940.

Las distracciones de Dagoberto fue pintado en 1945, dos años después de que Leonora Carrington se mudara a México y se uniera a una comunidad de surrealistas «exiliados» entre los que se encontraban Varo, Wolfgang Paalen y Alice Rahon, así como pintores mexicanos modernos como Kahlo y Diego Rivera.

Gabriel Weisz Carrington, hijo de Leonora y profesor de literatura comparada en la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que las obras de Carrington «desarrollaron una interpretación muy personal del surrealismo, influenciada por su maternidad». Dijo que la artista, que murió en 2011 a los 94 años, había dado a luz a sus creaciones.

Síguenos en Instagram

La subasta sigue a un mayor interés en las artistas femeninas asociadas con el movimiento surrealista que durante mucho tiempo se pasaron por alto.

En los últimos años han sido homenajeados con exposiciones en museos de todo el mundo, incluida la reciente Surrealismo y magia: modernidad encantada en la Colección Peggy Guggenheim de Venecia, donde esta pintura fue una pieza central.

Las artistas femeninas asociadas con el movimiento han logrado precios cada vez más altos en subastas en los últimos años: en 2021, Diego y yo de Kahlo alcanzó un récord de 34,9 millones de dólares en Sotheby’s de Nueva York, el precio más alto jamás alcanzado por un artista latinoamericano, y el segundo. Precio más alto alcanzado en una subasta por una artista femenina.

¿Qué opinas?