Cultura La Otra Escucha Header
Música

Siouxsie Sioux, la figura que redefinió el punk y todo detonó

No sé ni por dónde empezar para hablar de Siouxsie Sioux, pero la imagen más clara que tengo en la cabeza, es su mirada impactante. Seria, dominante y enigmática, adornada con un maquillaje oscuro y en los ojos un delineado de gato. Ahí empezó mi fascinación por ella.

Pero Siouxsie no solo me impactó por su imagen, sino por todo lo que descubriría de ella y con ella. Es un pedazo de historia muy importante en la música y su influencia está presente en cada rincón de la cultura rock.

Susan Janet Ballion (Siouxsie) nació el 27 de mayo de 1957 en Londres, Inglaterra. Su madre era maestra bilingüe en una escuela y su padre un bacteriólogo que trabajó en África, ¿ordeñando serpientes? Al eso dijo en entrevista con la BBC.

Al regresar de Londres, el papá de Siouxsie se sumió en una depresión que venía acompañada con el abuso de alcohol y su madre nunca hizo nada. El abandono que sufría era tan grande, que durante su infancia contó a sus padres que había sido víctima de abusado por un hombre en la calle; ellos guardaron silencio y regresaron a sus actividades.

Todo empezó con David Bowie

Siouxsie creció sola y de golpe, sin embargo, la acompañaban los buenos recuerdos que tenía con su padre. Cuando estaba sobrio, le hablaba de música, de cine y de libros; ella devoró todo con desesperación.

Su padre murió cuando tenía 17. Mientras estaba en la habitación del hospital vio en la BBC la actuación de un hombre cuya descripción les resultará familiar. Un hombre alto y delgado con cabello punk teñido de naranja. Su maquillaje se distinguía por un rayo rojo que le cruzaba el rostro.

David Bowie causó una impresión extraordinaria en ella (así como en todos nosotros), así que dejó la escuela y siguió una de sus pasiones más fuertes: la música.

Regularmente iba a los clubs con su amigo Steve Severin. Se dice que ganó varios admiradores por sus outfits góticos y elegantes. También formó parte de un movimiento llamado «Bromley Contingent», donde un montón de chicos bien vestidos a lo punk, se dedicaban a seguir a los Sex Pistols.

Te recomendamos leer: Rita Guerrero, la luz en la oscuridad que nunca se apaga

Sex Pistols y el momento que la lanzó a la fama

Pues sí, Siouxsie y Steve (su primer novio) se dedicaron a seguir a los Sex Pistos. Iban con ellos para todos lados, incluso a las entrevistas de la televisión. En 1976 fueron invitados al programa de Bill Grundy, y en vivo y a todas luces, el presentador se le insinuó a Siouxsie.

Los Sex Pistols no dudaron en mostrar su enojo y le dijeron de todo a Grundy. En los medios de comunicación se leía “Siouxsie’s a Punk Shocker” (podría definirlo como “Siouxsie, una chica punk de impacto”) y desde ahí comenzó a ser popular.

Más adelante, un organizador de conciertos le pidió que le recomendara algunas bandas para un festival. Ella se pronunció y comenzó su carrera musical. Aunque Siouxsie y Steve eran amantes de música, no sabían hacerla.

Esto no impidió que buscaran al complemento de The Banshees, así que en llamado de emergencia llegó un guitarrista de algún bar y un tal Sid Vicious tocando la batería. Nada de eso funcionó.

Después Kenny Morris tomaría la batería y John McKay la guitarra. Steve Severin se metió de lleno al bajo y por supuesto Siouxsie Sioux en la voz.

Siouxsie & the Banshees

Un banshee es un espíritu femenino de la mitología celta, un equivalente a La Llorona Mexicana, no más que la mujer irlandesa toca la puerta que alguien de la familia morirá pronto.

Y así, con ese espíritu oscuro y fascinante se creó una de las bandas más importantes de los 80.

La influencia de Siousxie es tan grande, que incluso Robert Smith (The Cure) admitió que tocar con los Banshees durante un tiempo, le cambiaron su visión de la música.

Al dejar a los Banshees, ya no se conformaría con una banda que fuera la versión arrebatada de los Beatles, como inicialmente percibía a su proyecto musical; no pararía hasta encontrar un sonido más elegante más elegante y con la misma carga de enojo que el punk. Así nació The Cure.

Síguenos en Instagram

Legado de Siouxsie Sioux

El estilo de Siouxsie marcó su personalidad ante sus admiradores. Su belleza es absoluta, cabello negro y alborotado, maquillaje oscuro y bien cargado, vestimenta como diseñada por Vivienne Westwood. Un chulada.

Literalmente, Siouxsie Sioux brillaba en la oscuridad. Las letras de sus canciones siempre fueron bien estructuradas y hasta poéticas. A pesar de abandonar sus estudios desde muy joven, escribía tan bello y profundo como refinada escritora. Y eso era parte de su belleza.

Aunque no es tan famosa como otras cantantes de su tiempo, su figura creció y se fortaleció. Siouxsie se convirtió en una mujer de culto, alguien digna de adorar como una deidad. Sus seguidores, así lo hemos hecho.

Su belleza impactó a Inglaterra, su talento conquistó al mundo y alma se arraigó a nuestros corazones. Tuvo los apodos más rimbombantes como “La madrina del gótico”, “La sacerdotisa del punk”, “La reina de hielo”, “La primera dama del post-punk”, entre otras locuras.

Pero lo cierto es que la esencia de su música quedó impregnada en los tiempos. Hizo 11 álbumes de estudio con The Banshees y 5 discos más con The Creatures, un dueto que formó con Budgie, su pareja hasta el 2005 y también baterista de los Banshees.

El 1996 anunció el final de los Banshees y en su discurso final pronunciaron las palabras más bonitas de despedida: “Hemos tenido un viaje fantástico. Nos marchamos con dignidad”.

Una canción insignia del último disco de Siouxsie & The Banshees es “Forever”, que habla de una despedida inevitable. Una pieza dolorosa y nostálgica con tintes de luz, unos coros y platillos hermosos que ponen fin a una era.

The Creatures terminó en el 2005, cuando Siouxsie se divorció de su pareja tras 15 años de matrimonio y un legado musical juntos. Después de varios años sin estar en un escenario, Siouxsie apareció en el Festival Latitude que se hace en Estados Unidos. Y apareció llena de energía y con hermosos cabellos plateados; más brillante que nunca, más bella que nunca, más Siouxsie que nunca.

¿Qué opinas?