Cultura La Otra Escucha Header
Columnas

Sobre la anulación de la condena de Harvey Weinstein ¿hasta cuando van a revictimizar a las mujeres?

Parece que la justicia favorece a quienes la hacen; y los que la sufren, la deben sufrir aún más. El día de ayer (25/04/2024), un tribunal en Nueva York anuló la sentencia de Harney Weinstein, ex-magnate de Hollywood que fue condenado a prisión por cargo de violencia sexual.

¿Y qué argumenta el tribunal? Que Harvey Weinstein no tuvo un «juicio justo». Es de quedarse con la boca abierta. Hay que recordar cómo empezó esta historia.

Harvey Weinstein y el movimiento #MeToo

En el año 2017 se desencadenó el movimiento #MeeToo, que expuso a una red de violadores y pedófilos en las esferas más altas de la industria cinematográfica de Hollywood; posteriormente en otros ámbitos.

Ocho mujeres las que llegaron al estrado en el jucio contra Harvey. Lo acusaban de diferentes cargos por abusos y agresiones sexuales; como resultado de eso, una gran cantidad de celebridades y artistas que hicieron declaraciones de lo más impactantes.

Pero, regresando al veredicto que anula su sentencia, se argumentó que el exproductor de cine no fuera juzgado únicamente por los delitos que se le imputaban, también necesitaba ser juzgado por los comportamientos indebidos que tuvo en años anteriores.

Se concluye que hubo errores en el juicio

La corte de apelaciones dijo, que durante el juicio de Harvey Weinstein en el 2020, se admitieron “erróneamente testimonios de presuntos actos sexuales previos, sin acusación, contra personas distintas de los denunciantes de los delitos». Ojalá todos tuvieran las mismas oportunidades de una persona con tanto poder.

La corte de apelaciones dictó la sentencia de anulación con 4 votos a favor y 3 en contra.

También consideraron que el juez de primera instancia «agravó el error al permitir interrogarlo de una manera en la que fue retratado bajo un enfoque altamente perjudicial». Y ahora resulta que a los criminales hay que tratarlos con suavemente.

Te recomendamos leer: Día Naranja; cada mes se recuerda la lucha contra la violencia hacia las mujeres

Y de verdad creo que lo peor está por venir. La sentencia también dijo que «el remedio a estos terribles errores es un nuevo juicio«. Es lo más cruel que pudieron haber dicho, ahora las víctimas tendrán que pasar por toda esta avalancha de traumas una vez más. Volverán a verle la cara a su violador cuando pensaban que eso había quedado atrás.

Uno de los peores tratos que se le puede dar a las mujeres, es revictimizarlas. Es dejarlas solas, es poner en duda su dignidad, es hachazo al alma.

Cabe mencionar que Harvey Weinstein sigue en prisión por una segunda condena impuesta en Los Ángeles.

Vale la pena recordar que el exproductor se enfrentó a dos juicios. De la anulación a la condena que hablamos en este texto es la de Nueva York, donde fue condenado a 23 años de cárcel por violar a dos mujeres.

Otro es en California, donde el año pasado fue sentenciado a otros 16 años de prisión por violar a una mujer en un hotel de Beverly Hills.

Las condenas son independientes.

Al día de hoy, Weinstein está recluido en una prisión en Nueva York, pero fue extraditado a Los Ángeles para el segundo juicio.

Creo que es momento de pelear más fuerte. Sí, el poder nos está retando todo el tiempo. Está en los empleos, está en la familia, y hasta en los amigos.

Pero ¿cómo podemos darle solución? ¿Cómo podemos romper al sistema?

Síguenos en X

RESISTIENDO

La lucha feminista lleva existiendo 144 años (oficialmente) y en todos esos años se han logrado cosas maravillosas. Cosas de las que podemos estar orgullosas; algunas nos fueron heredadas, pero hizo la lucha por nosotras. Y previo a eso, alguien lucho también por ellas.

La sociedad, el machismo, la misogina, el poder… simpre nos está retando y siempre hemos respondido. Duele, siempre duele. Cada muerte, cada violanción, cada lágrima que alguien sufrió.

Pero somos muchas y nadie nos ha detenido. Es momento de ir más fuerte que nunca.

Esta noticia nos pone a pensar ¿de verdad nos odian tanto? ¿O solamente se resisten a dejar morir su ego? Y esto pasa en todas partes, con todas las mujeres. A veces visible, a veces completamente invisible.

A las mujeres que pueden pagar abogados y en las que no tienen de otra más que soportar violaciones en silencio. A las que están solas. Les pasa incluso a quienes nos dan consuelo y a quienes nos acompañan en nuestros procesos. A quienes muchas veces no sabemos cómo ayudar.

Pero yo no dejo de creer en las personas (pocas veces) pero menos dejo de creer en las mujeres. Es esa fortalece que solo reconocemos entre nosotras y nos lleva juntas a cambiar al mundo.

¿Qué opinas?